Hoy todos nosotros tenemos más de una (dos, tres o más de cuatro como es mi caso) perfiles en redes sociales y además estamos habituados a que las empresas también estén. Es más, si no lo están nos resulta extraño e incluso a veces las echamos en falta. Aunque ambos juguemos dentro del mismo campo, es necesario diferenciar si somos personas o marcas las que publicamos en la red social, porque no se hace de la misma forma, ni a veces con las mismas herramientas. Hablo del caso de marcas que crean por ejemplo perfiles personales de Facebook en lugar de páginas, siendo así imposible conseguir seguidores.

¿Por qué unas marcas consiguen más seguidores que otras? Algunas sólo con su nombre atraen a seguidores y no necesitan realizar un gran esfuerzo para conseguir un “me gusta” o un “follow”, pero para otras menos conocidas o incluso para las que sí lo son ¿cómo pueden hacerlo? La respuesta está en revisar nuestro marketing de contenidos. Todo aquello que se publica a través de nuestro territorio online, es muy importante entre otras cosas porque es una efectiva forma de captar clientes, por lo que debes revisar si lo estás haciendo bien, Si no sabes, tranquilo, aquí tienes algunas recomendaciones para guiarte por el buen camino.

  • El marketing de contenidos consiste en aportar contenidos de valor a tus seguidores, de deleitar con tus publicaciones.  No hay que publicar historias por publicar, sino hay que  contarlas, hay que dejar de informar y empezar a comunicar. Todo esto hará que aprovechemos el contenido para establecer una relación comercial exitosa y larga.
  • No hables sólo de ti, de tus características o de lo bueno que eres. Ofrece ideas y soluciones y así generarás interés, lograrás que tus clientes te escuchen e incluso compartan tus contenidos con sus amigos haciéndolos virales. Y todo esto sólo porque les estás añadiendo valor con tus contenidos, les estás ofreciendo algo a cambio de leerte: un consejo, una recomendación, una idea, un premio, etc.

¿Dónde puedes llevar a cabo tu estrategia de marketing de contenidos? Es tan fácil y económico como tener una cuenta en redes sociales, a través de correo electrónico, en tu blog e incluso en tu web. Si gestionamos de forma efectiva todo esto, nuestro vínculo con nuestros clientes actuales como potenciales se estrechará, además de que crecerá la credibilidad de nuestra marca, e incluso podrá ayudarnos a diferenciarnos de nuestra competencia.

Si ya tenemos claro cuál es el objetivo del marketing de contenidos, no podemos olvidar lo más importante: a quién va dirigido nuestro contenido, qué le interesa a nuestros clientes, cuáles son sus necesidades, qué les preocupa y sobre todo, dónde están, es decir, conocer perfectamente a nuestro público objetivo.

Si en nuestra empresa tenemos diferentes tipos de clientes bien diferenciados, existen diferentes herramientas para compartir nuestros contenidos y es una buena idea utilizar una u otra para segmentar por públicos, por ejemplo si somos una tienda de ropa utilizar redes sociales para consumidores finales y newsletter para proveedores. O también dentro de una misma red social, si seguimos con este mismo ejemplo de Facebook, podemos planificar nuestras publicaciones dejando lunes,  miércoles y viernes  para el público masculino y martes, jueves y sábado para femenino… combinaciones hay mil, lo importante es que nadie se sienta excluido por el uso que hagamos de nuestros contenidos.  Hay que realizar un buen y completo estudio detallado de quiénes son para no dejarnos a nadie atrás.

Una vez tengamos localizado a nuestro público, lo mejor es planificar nuestras publicaciones: qué día publicaré en qué redes sociales, en el blog o en la web, sobre qué lo haré, a quién me dirigiré… el objetivo de esto es no realizar publicaciones monótonas sobre lo mismo y no aburrir a nuestros clientes hablando siempre de lo mismo. Aunque hablemos de marketing de contenidos, no quiere decir que cada día tengamos que escribir, se trata de comunicar y una imagen y un vídeo también comunica, por lo que estas herramientas son igual de efectivas a la hora de dirigirnos a nuestro público. Además, está bien interactuar con otras marcas amigas que puedan resultar de interés para nuestros clientes.

Y por último y no menos importante, medir los resultados, eso nos dará datos tanto cuantitativos como cualitativos, sobre qué contenidos, días u horas gustan más y gracias a esto ir mejorando, optimizando y perfilando todo aquello que tenemos que contar.

Así que, empieza a dar valor a tus publicaciones, dando a tus clientes lo que te piden o lo que necesitan, si lo haces bien, probablemente adquieras toda su atención.